jueves, 28 de abril de 2011

“Paz a vosotros”

“Paz a vosotros”
Lc 24, 35-48
No viene el Resucitado acusando, ni pidiendo cuentas de lo pasado. No busca saldar deudas para salir vencedor de ellas. Trae el regalo de la paz. De la serenidad, del nuevo comienzo. Hay una paz que el mundo no nos da, ni siquiera nosotros mismos. Es volver a empezar, romper con lo que ya fue, dar una nueva oportunidad, borrar huellas e imágenes de otro tiempo… Deja que el Resucitado te regale un poco de su paz. Pídesela para curar tus heridas, acógela como el mejor regalo de su parte para tu Pascua.