sábado, 2 de marzo de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Sábado 2º de Cuaresma




Obediencia y gratitud


     Para Santo Tomás “de dos modos se debe algo a los padres: por razón de su paternidad y en casos particulares”. Por su paternidad, “porque el padre es superior y principio en cierto modo del hijo, y éste le debe respeto y atenciones”. En casos particulares, porque tienen derecho a ello en situaciones difíciles. “Por ejemplo, si están enfermos, se les debe visitar y cuidar de ellos; si son pobres, se debe proveer su sustento. Así como toda clase de cuidados, honor o reverencia.

     Añade que “el padre es el principio de la generación, educación, enseñanza y de todo lo relativo a la perfección de nuestra vida humana”. Para conseguirla el padre lleva a cabo actuaciones que denominamos mandatos. Y como acción consecuente se encuentra la obediencia del hijo. La obediencia es la más noble de las virtudes morales ya que se dirige al cumplimiento de la voluntad ajena frente, en algunos casos, la voluntad propia.

     Santo Tomás afirma que “junto a la obediencia camina la gratitud”. La virtud del agradecimiento o gratitud tiene por objeto la retribución con que uno paga libremente una deuda de pura cortesía. Lo que es objeto de gratitud por parte de la persona favorecida es la gracia que ella recibió del bienhechor. Por lo que, donde la gracia es mayor por parte del donante, se requiere por parte del donatario una gratitud mayor.

    Siguiendo a Séneca, Santo Tomás presenta una fórmula que puede dar armonía a las relaciones familiares: “que el bienhechor se olvide del beneficio dado lo antes posible y que el beneficiado lo mantenga en el recuerdo”.


Oración


Oh, Jesús Sacramentado, te adoro con devoción.

¡Memorial de la muerte del Señor!

Pan vivo que das vida al hombre:

concede a mi alma que de Ti viva

y que siempre saboree tu dulzura.

viernes, 1 de marzo de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Viernes 2º de Cuaresma

 



Envidia


     Define Santo Tomás la envidia como “la tristeza del bien ajeno”. El objeto de la tristeza es el mal en cuanto propio. Se entiende como envidioso a quien estima como un mal el bien ajeno, porque considera que disminuye su propia gloria o excelencia. El envidioso se duele de aquello de lo cual hay que alegrarse, esto es, del bien del prójimo.

     La envidia se contrapone a la caridad. La caridad se goza del bien del prójimo, mientras que la envidia se entristece de lo mismo. “De donde en el que hay envidia, destruye la caridad, y por tanto la vida del alma espiritual. Luego, la envidia es pecado mortal.”

     Con San Gregorio Magno, Santo Tomás distingue cinco hijas de la envidia: odio, murmuración, detracción, alegría en la adversidad del prójimo y aflicción en la prosperidad.

     “Por la envidia del demonio entró la muerte en el mundo” (Libro de la Sabiduría 2, 24)».


Oración


Oh, Jesús Sacramentado, te adoro con devoción.

En la Cruz se escondía sólo la Divinidad,

pero aquí se esconde también la Humanidad;

sin embargo, creo y confieso ambas cosas,

y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido.

No veo las llagas como las vio Tomás

pero confieso que eres mi Dios:

haz que yo crea más y más en Ti,

que en Ti espere y que te ame.

jueves, 29 de febrero de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Jueves 2º de Cuaresma

 


Generosidad


     Para Santo Tomás, la generosidad es una virtud a la que corresponde el uso recto de los bienes. La incluye dentro de las virtudes por la que el hombre ayuda al prójimo, y su ejercicio sólo depende de la honestidad de la persona que lo realiza. Y esto último por cuanto que esa ayuda no consiste en dar mucho sino en la disposición del donante, ya que “el afecto es lo que hace rica o vil a la dádiva y lo que da valor a las cosas”. El hombre que es generoso no está tan apegado a sus bienes, sino que puede gastarlos o entregarlos según las exigencias del contexto en el que vive.

     La generosidad es por este motivo un signo distintivo del cristiano que, confiando en Dios y su divina providencia, "se distingue de los gentiles, que se preocupan, ante todo de los bienes temporales”.

    Santo Tomás también señala que el que da con tristeza no es generoso, pues si se entristeciera en el dar parece que preferiría más el dinero que el acto virtuoso de una honesta donación.


Oración


Oh, Jesús Sacramentado, te adoro con devoción,

Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias.

A Ti se somete mi corazón por completo,

y se rinde totalmente al contemplarte.

Al juzgar de Ti, se equivocan la vista, el tacto, el gusto;

pero basta el oído para creer con firmeza;

creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios:

nada es más verdadero que esta Palabra de verdad.


miércoles, 28 de febrero de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Miércoles 2º de Cuaresma

 



Modestia, humildad


    En las Escrituras se cuenta la humildad entre las virtudes, porque dice el Salvador: “Aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón”.

    Como menciona Santo Tomás, los movimientos del apetito que se comportan como impulsos exigen una virtud que los modere y los frene. Y esa virtud que atempere y refrene el ánimo, para que no se aspire desmedidamente a las cosas excelsas, es la humildad.

    También nos recuerda que la salvación humana consiste en que el hombre aspire a lo celestial y espiritual, y un obstáculo para conseguirla es el deseo de ser exaltado en lo terreno. Por esto, Cristo nos recomendó la humidad, virtud para eliminar dicho obstáculo y alcanzar la salvación.


Oración

¿Qué diré, Dios mío, de tu inefable generosidad?

Pues tú llamas al que huye, y acoges al que retorna,

ayudas al indeciso, alegras al desanimado;

animas al negligente, armas al que combate

y coronas al que triunfa.

No rechazas al pecador que ha hecho penitencia

y no recuerdas más la injuria.


martes, 27 de febrero de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Martes 2º de Cuaresma

 



Servicio


     Para Santo Tomás, el poder divino se identifica con su bondad y, por eso, no puede ejercerse mal. Pero esto no ocurre en los hombres. No basta que el hombre se asemeje a Dios en el poder si no se asemeja también en la bondad.

     El fundamento de la bondad y de la amistad reside en la unión. Santo Tomás enumera los cinco efectos de la amistad: El amigo quiere que su amigo sea y viva; quiere su bien; se porta bien con él y lo trata bien; convive con él gustosamente; comparte los sentimientos en las alegrías y en las tristezas.

     Como el fin último de la vida humana es la felicidad, se sigue que la ley debe ocuparse primeramente hacia la felicidad común. El bien común es poner al servicio de los demás las cualidades personales y profesionales.


Oración

Oh Dios todopoderoso,

concédeme someterme a ti por la Justicia,

precaver las insidias del diablo por la Prudencia,

mantener el justo medio por la Templanza,

tolerar pacientemente la adversidad por la Fortaleza.

Dígnate ordenarme internamente mediante una Vida Santa,

para hacer lo conveniente para mí, lo útil para mi mérito

y lo ejemplar para los demás.


lunes, 26 de febrero de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Lunes 2º de Cuaresma

 




Misericordia


    Santo Tomás comienza definiendo la misericordia, de la mano de san Agustín, como la compasión de la miseria ajena; y luego, apoyado en Aristóteles, como una tristeza por el mal presente, que arruina y entristece. La misericordia entraña dolor de la miseria ajena. Este dolor se puede denominar de una doble manera: pasión y virtud.

     Y añade: “¿Buscas un ejemplo de caridad? No hay amor más grande que dar la vida por los amigos, y Cristo lo hizo en la cruz…”.

    Según Santo Tomás, por la misericordia el hombre se asemeja a Dios en su obrar. La misericordia, al ser ejercida libre y razonablemente por el hombre, le hace semejante al actuar mismo de Dios y, por tanto, le concede ordenarse a su fin último. Esto quiere decir que además de ofrecerle al hombre escuela de perfección, la misericordia es una tarea, debe ser fomentada y ejercitada por el mismo hombre en cuanto conoce su vocación y quiere conformarse cada vez mejor a Dios, ayudado por su gracia.


Oración

¡Te alabo, te bendigo, Dios mio!

Por los inmensos beneficios que me has concedido.

Alabo tu clemencia, que tanto tiempo me espera,

tu dulzura que pasa por alto el vengarse,

tu paciencia que no se acuerda de la ofensa,

tu Piedad que llama.


domingo, 25 de febrero de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Segundo Domingo de Cuaresma

 



La Transfiguración


     Santo Tomás realiza una exhaustiva explicación sobre la Transfiguración. Según él, después de anunciar su pasión, el Señor había inducido a sus discípulos por el mismo camino. Ahora bien, para que uno marche directamente por el camino, es necesario que, de algún modo, conozca el fin con anterioridad… Por eso dijo Tomás en Jn 14,5: Señor, no sabemos a dónde vas; y ¿cómo podemos saber el camino?... Cristo llegó a conseguir la gloria por medio de su pasión. Así dice el pasaje de Lucas 24, 26: Fue necesario que Cristo padeciese esto y que entrase así en su gloria. A ésta conduce también a los que siguen las huellas de su pasión. Y por esto fue conveniente que manifestase a sus discípulos la gloria de su claridad (que es lo mismo que transfigurarse). Para provocar en ellos – y, a través de ellos, a todos los hombres- el deseo de la misma. Y de este modo, como se dice en Filipenses 3, 21: Transformará nuestro cuerpo miserable, conformándolo a su cuerpo glorioso.

    Pero, como continúa Santo Tomás, los hombres son conducidos a la gloria de la eterna bienaventuranza por Cristo, no sólo los que han existido después de Él, sino también los que le precedieron. Y por eso fue conveniente que se hallasen presentes, como testigos de los que le precedían, Moisés y Elías; y de los que le seguían, Pedro, Santiago y Juan.

    Finalmente, Santo Tomás hace mención del testimonio de la voz del Padre, cuando dice: Este es mi Hijo amado, que es la misma manifestación que realizó cuando el Bautismo del Señor. Para Santo Tomás, como por el bautismo conseguimos la gracia, en la transfiguración se manifestó anticipadamente la claridad de la gloria futura; por eso, tanto en el bautismo como en la transfiguración fue conveniente que el testimonio del Padre diese a conocer la filiación natural de Cristo, porque sólo el Padre, junto con el Hijo y el Espíritu Santo, es perfecto conocedor de la generación perfecta.


Oración

Oh Dios todopoderoso, que todo lo sabes.

Concédeme que jamás me apetezca lo que se realiza neciamente,

y que sienta hastío de lo que se realiza perezosamente,

que no me acaezca desear antes de tiempo lo no comenzado,

ni abandonar lo iniciado antes de haber concluido.


sábado, 24 de febrero de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Sábado 1º de Cuaresma

 



Perfección


     Para Santo Tomás “Dios es tenido como primer principio, pero no material, sino como causa eficiente; y por eso es necesario que sea perfecto en grado sumo”. Se llama perfecto a lo que nada le falta.

    Asimismo “sólo Dios es bueno por esencia. Se dice que algo es bueno en cuanto que es perfecto”.

    Ya en el Génesis 1, 26 dice Dios: “Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra”.

    Por esto, aunque no lo sea por esencia, sino por analogía, y aun respetando la libertad que Dios ha concedido al hombre, es posible que podamos llegar a ser “perfectos”, es decir “buenos”.


Oración

Oh Dios todopoderoso, que todo lo sabes.

Concédeme buscar con humildad el bien que no tengo

en quienes lo posean;

denunciar con verdad el mal de la culpa que he hecho;

soportar con ecuanimidad el mal que sostengo;

no envidiar el bien del prójimo;

y dar gracias siempre por los bienes recibidos de Ti.

 


viernes, 23 de febrero de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Viernes 1º de Cuaresma

 



Justicia

     Para Santo Tomás la justicia es “el hábito por el cual el hombre le da a cada uno lo que le es propio mediante una voluntad constante y perpetua”. Clasifica a la justicia como una de las cuatro virtudes cardinales, junto con la templanza, la prudencia y la fortaleza; y distingue el sentido general y particular de la justicia.

     La justicia en un sentido general, es la virtud por la cual una persona dirige sus acciones hacia el bien común. Implica cierta igualdad, como su propio nombre indica. “Vulgarmente se dice que las cosas que se igualan se ajustan”.

    Santo Tomás distingue dos especies de justicia: la justicia distributiva y la justicia conmutativa. La justicia distributiva implica una obligación de distribuir los bienes proporcionalmente de acuerdo a la contribución de casa persona. La justicia conmutativa se atribuye a la actividad mercantil y a los contratos, pero fundamentalmente se dirige a la salvaguarda de los derechos de propiedad, que reconoce los deberes de pagar deudas y de cumplir con las obligaciones libremente contratadas.

     La justicia siempre se dirige hacia el bien de otro.


Oración


Oh Dios todopoderoso, que todo lo sabes.

Concédeme someterme a ti por la Justicia,

precaver las insidias del diablo por la Prudencia,

mantener el justo medio por la Templanza,

tolerar pacientemente la adversidad por la Fortaleza.

jueves, 22 de febrero de 2024

Cuaresma 2024 desde Scala Coeli con Santo Tomás de Aquino. Jueves 1º de Cuaresma

 



Autoridad


     Para Santo Tomás, así como se llama a la Iglesia entera cuerpo místico por analogía con el cuerpo natural del hombre, así también se llama a Cristo cabeza de la Iglesia. Y en la cabeza se puede prestar atención a tres cosas, que son: el orden, la perfección y el poder.

     Y estas tres propiedades competen a Cristo en el campo del espíritu: El orden porque, debido a su proximidad a Dios, su gracia es la más elevada y anterior a cualquier otro; la perfección, porque la tiene en cuanto a la plenitud de todas las gracias (Jn 1, 14: “lo vimos lleno de gracia y verdad”); y, en cuanto al tercero, porque tiene el poder de hacer correr la gracia por todos los miembros de la Iglesia.

      Este último motivo es por el que Cristo, por su propia autoridad en cuanto Dios, concede la gracia o Espíritu Santo a Pedro para que “lo que ates en la tierra, quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en los cielos”.

     Y, como también menciona Santo Tomás, tal es el poder concedido a Pedro -y a los Papas como sucesores de Pedro- que, como símbolo de su potestad se acompaña de la “férula pontificalis” (bastón con una cruz en su parte superior) en lugar de báculo, “para manifestar que no tiene una potestad restringida, que esto es lo que significa la curvatura del báculo”.



Oración


Hazme, Señor y Dios mío,

obediente sin contradecir,

pobre sin ser miserable,

casto sin depravación,

paciente sin murmuración.