viernes, 29 de abril de 2011

“¿No habéis pescado nada?”

“¿No habéis pescado nada?”
Jn 21, 1-4
Nos pasa con frecuencia. El fracaso nos pisa los talones demasiadas veces. Y no nos gusta nada. ¡Lo importante es triunfar! ¡El fracaso es el enemigo de lo humano! Y sin embargo las pescas de los discípulos fracasaban casi siempre. Sólo pescaban cuando el Maestro estaba con ellos. Cuando hacemos las cosas por intereses siniestros; cuando queremos triunfar a espaldas de Dios; cuando queremos ser nuestros propios dioses… Entonces, siempre, solemos fracasar. Con el Resucitado en nuestra barca, en nuestra orilla, la pesca es abundante. Deja, en estos días, que Él te diga dónde está la pesca mejor, la mejor parte. Y siéntate con paz a compartir su Vida...