domingo, 22 de mayo de 2011

Conocer

“¡Tanto tiempo contigo y aún no me conoces!”
Jn 14,1-12
Seguro que nos pasa como a Felipe. Tantos años viviendo con Jesús y apenas lo conocemos todavía. Desde pequeños fuimos bautizados, aprendimos a rezar, nos asombramos de los testimonios fantásticos que hablaban de Él. Luego tuvimos que reestructurar nuestra fe, hacerla más madura, responder de otra manera. Hemos vivido crisis y experiencias importantes, tal vez hasta elecciones decisivas. Conocer es retener, y Jesús siempre se nos escapa. Es más. Más grande, más hermano, más cercano… Siempre más. No importa no conocerlo aún del todo. Lo que importa es buscarlo, seguir en el camino, rastrear sus huellas, ir descubriendo de Él un pequeño rasgo nuevo cada día… Permanece atento/a al Dios que quiere dejarse conocer hoy a tu lado…