sábado, 14 de mayo de 2011

Amaos

 “Amaos unos a otros como yo os he amado”
Jn 15, 9-17
Nunca fue fácil amar.  Sin amor no podemos vivir.  Pero el amor, en todas sus facetas, es el motivo de nuestros mayores sufrimientos y heridas. También el sentido de nuestras empresas y búsquedas. Cada día volvemos a empeñarnos en la tarea. A cada rato lo exigimos de los otros. ¿Qué sería de la vida sin amor? Todo, menos vida de calidad. Y a pesar de todo, siempre estamos empezando. No sabemos amar. Llamamos amor a lo que es egoísmo, interés, placer, utilización del otro… Y decimos los creyentes que Dios es amor. Por eso, todo compromiso de amor que quiera prosperar ha de mirarse en Dios, en la vida amorosa y resucitada del Nazareno. La plenitud del amor viene del “como yo os he amado”. Ese es el patrón de una vida realizada. Lee hoy el Himno del amor, de Corintios 13. Saborea hoy el amor que Dios te tiene y procura reflejarlo tú en los que te rodean.