jueves, 30 de junio de 2011

El Amor en la oscuridad


En el libro del Éxodo leemos:
"El Señor marchaba al frente, durante el día en una columna de nube, y por la noche en una columna de fuego para darles luz, para que pudieran viajar tanto de día como de noche."

Olvidamos la verdad de que en nuestro peregrinar sobre esta tierra -peregrinar del "Éxodo de la Nueva Alianza"-, la oscuridad es tan importante como la luz.

No se puede ver la estrella sino de noche. Su brillo no es visible a la plena luz del día.

Sobre el Calvario, cuando la oscuridad cubrió toda la extensión de la tierra, "uno de los soldados le atravesó el costado, y enseguida salió sangre y agua" (Jn.19,34)

El Corazón atravesado de Jesús sobre la Cruz: en esta oscuridad vemos surgir la irradiación del Amor de Dios con su mayor fuerza... hasta el extremo...

Yayoi Hayami rscj