viernes, 16 de diciembre de 2011

Antífonas de la O

La comunidad cristiana recita a diario en la oración de Vísperas las palabras de María recogidas en el Magníficat. En los últimos días de Adviento (del 17 al 23 de diciembre) esa oración es precedida por unas antífonas de una gran riqueza teológica y espiritual. Se las denomina “Antífonas mayores”, y son breves expresiones de fe que recogen las ansias del pueblo necesitado del Mesías y la espera de la Iglesia en su gloriosa venida.

Las antífonas se dirigen a Cristo el Señor y resumen el espíritu del Adviento y la Navidad: la admiración de la Iglesia ante el misterio del Dios encarnado que volverá triunfante (de ahí que todas comienzan con la exclamación “Oh”) y la súplica de su venida (por eso todas acaban con la petición “ven y no tardes más”).

También son conocidas como “Antífonas de la O”, ya que todas comienzan con esa exclamación (escrita así en latín). Además hacen referencia a la expectación de María ante el parto, advocación conocida como “Virgen de la O”, fiesta que se celebra por estas fechas (día 18).


Fueron compuestas hacia los siglos VII-VIII, probablemente por obra de San Gregorio Magno (540-604), y pronto se les atribuyó una especial importancia, sobre todo en los monasterios, donde eran ejecutadas con una solemnidad especial y su canto iba acompañado del repique festivo de campanas. Aún hoy se conserva en varios lugares esta venerable y bella tradición. Se puede decir que son un magnífico compendio de la cristología más antigua de la Iglesia, y a la vez, un resumen expresivo de los deseos de salvación de toda la humanidad, tanto del Israel del AT como de la Iglesia del NT.

Las antífonas comienzan cada día con la siguiente aclamación:

Día 17: O Sapientia (sabiduría, Palabra)
Día 18: O Adonai  (Señor poderoso)
Día 19: O Radix (raíz o renuevo de Jesé -padre de David-)
Día 20: O Clavis (llave de David, que abre y cierra)
Día 21: O Oriens (oriente, sol, luz)
Día 22: O Rex (rey de paz)
Día 23: O Emmanuel (Dios-con-nosotros)

Leídas en sentido inverso las iniciales latinas de la primera palabra después de la "O", dan el acróstico "ero cras", que significa "vendré mañana", que es como la respuesta del Mesías a la súplica de sus fieles.

En estos días, del 17 al 23, os invitamos a meditar u orar con estas  antífonas, desde la meditación y el vídeo que colgaremos en el blog.


Vivir estas antífonas puede ayudar a que entremos mejor en el sentido de la Navidad y a que demos un color claramente cristológico a las fiestas que se acercan. Entremos en esta segunda parte del Adviento con recogimiento a fin de unirnos en el espíritu de la Iglesia para recibir a Cristo, nacido de María Virgen.


Tomaremos la reflexión de José Aldazabal, “Enséñame tus caminos I. Adviento y Navidad día tras día”. Barcelona 1995, páginas 70 y ss. Los vídeos son cantados por los frailes dominicos de la Provincia de Inglaterra.