viernes, 18 de mayo de 2012

Día de la Familia Dominicana en Scala Coeli


Acudiendo a la llamada-invitación del Delegado Promotor de la Familia Dominicana de la Provincia Bética-Andalucía, P. José Antonio Segovia, nos reunimos en el Convento de Santo Domingo de Scala Coeli, de Córdoba, el sábado 28 de Abril, víspera de la festividad de Santa Catalina de Siena, cerca de un centenar de personas de la Bética Occidental. En concreto, acudieron por la rama de las monjas contemplativas, madres y novicias del Monasterio de Nuestra Señora de Gracia de Córdoba; por la rama de la monjas de vida activa, Hermanas Religiosas Dominicas del Santísimo Sacramento de Almagro y Hermanas Dominicas de la Anunciata de Córdoba; por la rama de los laicos, asistieron miembros de las Fraternidades Laicales de Almagro, Málaga, Bormujos, Torredonjimeno, Baena y Córdoba; y, junto a todos ellos, los religiosos del Convento de Scala Coeli.

El P. Segovia dio la bienvenida y agradeció su presencia a todos los participantes en esta jornada, destacando entre nosotros una amplia representación de las Monjas contemplativas del Monasterio de Nuestra Señora de Gracia, que este año acudían para compartir una jornada plenamente dominicana.


Tras una oración, el P. Segovia presentó el desarrollo de la Jornada y dedicó unas palabras a glosar el tema de este día, dedicado a las mujeres dominicas, todas ellas mujeres valientes y predicadoras, cada una en su ámbito: dentro de los monasterios como primeras piedras de la predicación y de la evangelización; las hermanas apostólicas a través de las distintas obras sociales en las que participan; y las laicas dentro de sus respectivas familias, en sus lugares de trabajo, en la sociedad en general. Definió a las mujeres dominicas como un abrazo y un beso de Dios con la Humanidad, que nos unen a todos, cuya misión es engendrar y unir, abrazar y dar vida.

A continuación presentó a Sor María Monserrat, maestra de novicias del Monasterio de Ntra. Sra. de Gracia, la cual reflexionó sobre “La dimensión apostólica de la Contemplación, en Santa Catalina”, destacando los principales rasgos de Catalina de Siena como el instrumento perfecto para que Dios la hiciera mujer plena, dominica plena y laica plena. Igualmente comentó la última Carta del Maestro de la Orden, Fr. Bruno Cadoré, respecto a la actitud y misión de las mujeres.

Tras la intervención de Sor María Monserrat, se abrió un ameno diálogo entre todos los asistentes.

Una vez concluida esta parte de la jornada dominicana, todos los asistentes pasaron a la Iglesia donde se celebró una Eucaristía presidida por el Prior del Convento de Scala Coeli, P. Paco R. Fassio, el cual, en su homilía, destacó el papel reformador y vitalizador de Catalina de Siena en la Orden y en la Iglesia en general, y su relación histórica con San Alvaro de Córdoba.

Tras el almuerzo llevado a cabo en el comedor del Convento, completamente lleno, se pasó al último de los actos programados en esta Jornada: con excepción de las monjas contemplativas, las cuales tuvieron un retiro espiritual dirigido por el P. R. Fassio, los demás participantes marcharon hacia la Catedral – Mezquita de Córdoba, para realizar una detenida visita a la misma. Una vez finalizados el retiro, en el caso de las contemplativas del Monasterio de Ntra. Sra. de Gracia, y la visita a la Catedral – Mezquita, para el resto, cada grupo partió hacia su lugar de origen dándose por concluida esta Jornada.
 
Es de destacar el ambiente alegre y distendido que disfrutamos, teniendo como centro de esta Jornada a Santa Catalina de Siena, como ejemplo y representación de la mujer dominica en particular, y su traslación a la actual mujer de nuestra sociedad.