sábado, 29 de octubre de 2011

Elogio al Rosario


Dios quiso hacerse hombre 
y a la Virgen eligió 
como madre en la tierra, 
Ella tuvo este honor.

Con el rezo del Rosario 
hacemos la reflexión 
de los misterios divinos 
que son nuestra salvación.

Alabamos a María, 
le pedimos protección, 
repetimos el saludo 
que del ángel recibió.

Veneramos, suplicamos, 
amparo, la salvación, 
a la Reina de los Cielos, 
a la Madre del Señor.

Es en sí la letanía 
elogios y peticiones 
expuestos en armonía 
y clamor de corazones.

Rezamos el Padrenuestro 
que Jesús nos enseñó, 
oración en sí completa 
que sin duda es la mejor.

Éste incluye que se haga 
en todo su voluntad, 
Él sabe lo que conviene 
a todos y a cada cual.

Hemos de perdonar siempre, 
es esto una condición, 
para recibir nosotros 
del Padre ya su perdón.


Fr. Bernardino Rodríguez González, op