martes, 18 de octubre de 2011

Abandono

Ponlo todo en Él con gran fervor.
En la oscura, desconocida voluntad de tu Señor.
Fuera de aquí, un hombre no debe jamás perseguir nada,
ni querer de algún modo reposo o actividad,
ni esto ni aquello, ni tal estado ni el otro.
Sólo abandonarse simplemente a la desconocida voluntad de Dios.

Fr. Juan Taulero, op