miércoles, 16 de noviembre de 2011

Para entender en su alma

“Una sola cosa demando a Vuestra Reverencia 
por amor de Jesucristo 
y de su santo nacimiento 
y de su bendita cruz:

que aparte cada día dos o tres horas por lo menos 
y las sacrifique a Dios 
para entender en su alma... 
Escoja sus dos ratos cada día, 
uno por la mañana, 
antes que se desayune el corazón 
con los negocios del día...  
El otro por la noche, 
cuando las sombras dan al paisaje 
ese color de plenitud rendida y silente.”

Fray Luis de Granada
"Libro de la oración y la meditación"