sábado, 26 de noviembre de 2011

Las velas de Adviento


Cada sábado por la tarde encenderemos en este blog una vela de Adviento. Podemos pegarlas en un cartón o folio a lo largo de las 4 semanas, y colocarlas -sobre todo si tenemos niños que puedan hacerlo- en un lugar visible de la casa. La mecha que hay en cada una de las velas es el deseo inscrito en lo más interior del ser humano de dejarse prender por la LUZ de Aquel que viene y que es el único que puede dar sentido e iluminar nuestra existencia.
Veamos el significado de cada una de las velas de los cuatro domingos y de la Navidad:
- Primer Domingo: La vela nos invita a despertar, a iniciar el camino por el lugar correcto, a abandonar lo que nos impide prepararnos para la venida de Jesús.
- Segundo Domingo: La vela nos lanza a ponernos en camino, como Juan el Bautista, limpiando y arreglando tantos obstáculos e impedimentos que nos imposibilitan la llegada a Belén.
- Tercer Domingo: La vela nos hace buscadores de la LUZ verdadera. Para ello hemos de orientarnos con la brújula de la Palabra de Dios.
- Cuarto Domingo: La vela nos introduce en el Corazón de María, que es un corazón que acoge y que es propiedad absoluta de Jesús.
- La vela de Navidad: La LUZ nace en nuestros corazones, en nuestras vidas y nos inunda con su Amor.