lunes, 8 de marzo de 2010

No tengas miedo

No tengas miedo de fallar una y otra vez. Dios te entiende.
Comprende tu debilidad y te anima a seguir caminando.
Puedes presentarte ante Él tal como estás.
De él sólo escucharás una palabra de perdón y de aliento.



Nunca es tarde para cambiar
porque nunca es tarde para ser más feliz;
nunca es demasiado tarde para dejarse perdonar y renovar por Dios.
Seguramente no te lo creas, pero tú puedes ser mejor.

(Gracias, Inmaculada)