lunes, 4 de enero de 2010

Tu Palabra vino desde el trono real


Cuando un silencio sereno lo envolvía todo,
al mediar la noche su carrera,
tu Palabra todopoderosa,
como implacable guerrero,
saltó del cielo,
desde el trono real,
a un país condenado.
(Sab 18, 14-15)