sábado, 16 de enero de 2010

Acaríciame



Vengo a Ti para que me acaricies
antes de comenzar el día.
Que tus ojos se posen

un momento sobre mis ojos.
Que acuda a mi trabajo sabiendo
que me acompañas, Amigo mío.
¡Pon tu música en mí
mientras atravieso el desierto del ruido!
Que el destello de tu Amor
bese las cumbres de mis pensamientos
y se detenga en el valle de la vida,
donde madura la cosecha.
R. Tagore