sábado, 5 de abril de 2014

Símbolos de la Cuaresma (y III)


La Cuaresma es, además, el gran símbolo de la liberación social. La salvación que Dios ofrece en el camino de la vida es una liberación. Eso fue la Pascua de Israel; hacia la liberación caminó Jesús y pasó de este mundo de pecado al Padre, a un mundo ofrecido gratuitamente por Dios.

La Cuaresma no se vive autenticamente si no se hace además revisión de la situación concreta en que vive la sociedad y sin tomar una posición ante las estructuras de injusticia, opresión y pecado que rodean al hombre y le van conformando poco a poco en una criatura envejecida y caduca.

La fiesta de la Pascua es el fin de la Cuaresma, como la realización de la Promesa de Dios que esperamos y que será la culminación de nuestra vida. Así, de modo pedagógico, la Iglesia revisa su existencia y mantiene erguida la esperanza en un futuro, que se ha hecho presente en la muerte y resurrección de su Señor Jesucristo.


(Del Misal Dominicano)