domingo, 13 de marzo de 2011

Volver...

Siempre es tiempo de volver a empezar... También lo es la Cuaresma. Un momento propicio para convertirse, volver al lugar de Dios, y darse cuenta de la responsabilidad que uno tiene con los que le rodean... Quizás, por eso ¡volvemos a empezar!

Y lo hacemos pidiendo perdón, en primer lugar. Por haber dejado este blog un poco olvidado, y no haber respondido a las preguntas diversas que han hecho a gentes diversas entrar en este lugar para buscar algo, o Alguien... Y en segundo lugar, agradeciendo a quienes han vuelto en muchas ocasiones y sólo han encontrado "locos"... Gracias por el ánimo para reintentarlo, por el cariño y por las ganas de crear también aquí un espacio que prolongue y consolide la familia que ya vamos formando...

Esta ventana vuelve a abrirse en una tarde de lluvia que prepara la primavera. "Para que corra el aire fresco y familiar del Espíritu de Dios".

El sol poniente preguntó:
“¿No hay quien pueda relevarme?”
“Se hará lo que se pueda, Maestro”,
dijo la lámpara de barro.