domingo, 27 de diciembre de 2009

Para dar la buena noticia...


(Revista FAST)
Oh Dios, que has iluminado esta noche santa
con el nacimiento de Cristo, luz verdadera,
concédenos gozar en el cielo del esplendor de su gloria
a los que hemos experimentado
la claridad de su presencia en la tierra.
Por nuestro Señor Jesucristo
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios,
por los siglos de los siglos.