domingo, 27 de diciembre de 2009

Enjugará las lágrimas...


(Revista FAST)
Oh Dios, que de modo admirable
has creado al hombre a tu imagen y semejanza,
y de un modo más admirable todavía
restableciste su dignidad por Jesucristo,
concédenos compartir la vida divina
de aquel que hoy se ha dignado compartir con el hombre
la condición humana.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo,
en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios,
por los siglos de los siglos.