jueves, 30 de octubre de 2014

Asamblea de Fraternidades seglares dominicas de la Región Bética, en Scala Coeli




Un año más, el convento de Santo Domingo de  Scala Coeli, acogió durante el pasado fin de semana a un total de 58 personas, representando a 13 Fraternidades seglares dominicanas, para celebrar su anual asamblea.
 

Tras los saludos y muestras de alegría por volvernos a encontrar un  año más en Scala Coeli en este acto de confraternización entre los asistentes miembros de las diferentes fraternidades, comenzó propiamente la Asamblea con una invocación al Espíritu Santo, dirigida por el P. Promotor de las Fraternidades de la Bética, P. José Antonio Segovia, mediante la oración para alcanzar la bendición divina en los Estudio, de Santo Tomás de Aquino.


A continuación, el Presidente Provincial, Cristóbal Arellano, dio la bienvenida a los participantes, teniendo en primer lugar un recuerdo para Manuel Cáliz, tesorero de la Junta Provincial y miembro de la Fraternidad de Almería, recientemente fallecido. Asimismo, el Presidente se refirió a que este año 2014, dentro de la familia dominicana, está dedicado a los laicos, haciendo referencia igualmente a la Carta del Maestro General, en la que se destaca el reconocimiento que hace del laicado como predicadores al mismo nivel que las demás ramas dominicas, considerando la necesidad de colaboración entre todas la ramas. Al hilo del lo anterior, Cristóbal mencionó la oportunidad que hemos tenido los laicos de compartir algunos momentos con el Maestro General, con motivo de la visita que ha realizado a los frailes de la Provincia Bética. Finalmente, Cristóbal se refirió a algunas actividades que se están preparando con motivo del Jubileo 2016 y a la celebración en Scala Coeli de un retiro para los laicos dominicos que se celebrará entre los días 6 a 8 de Febrero de 2015.


A continuación, el P. Promotor Fray José Antonio Segovia, tuvo unas palabras de bienvenida a los participantes, comenzando dando las gracias al Señor por todo lo que están haciendo las fraternidades laicales, por su vitalidad, incluso reconocida por el Maestro General, con motivo de su visita. Destacó, a continuación, la cercanía y unidad que existe entre todas las fraternidades y sus miembros, así como la fundación y puesta en marcha de 7 nuevas, y la positiva acogida que han dispensado al Plan de formación provincial para las fraternidades.


Seguidamente, con menciones a la Regla  General de los Laicos Dominicos y al libro “Manantial de la Esperanza” del que fue Maestro General de la Orden Timothy Radcliffe,  reflexionó sobre la importancia de la formación y el estudio, manifestándonos en primer lugar que la vida de los laicos dominicos exige una formación sólida y reflexiva, y el lugar privilegiado para la misma es la fraternidad;  invitándonos a continuación a perder el miedo a estudiar, ya que se estudia por la oración y la espiritualidad. El estudio, para los dominicos, consiste en cómo vemos a Dios y qué nos dice en un texto o un acontecimiento. Con el estudio, los dominicos buscan formar adultos en la fe, capaces de acoger y entregar la Palabra de Dios. El estudio no es una función intelectual, sino una gracia que nos ofrece la Orden al acogernos para percibir a Dios y dialogar sobre Él.




Subrayó también que el estudio es también oración, orar la vida de forma satisfactoria. Así como que el estudio tiene que ver con la construcción de la fraternidad, ya que no se puede hacer teología solos, nos introducimos en una comunidad con otros hermanos en nuestra búsqueda de la verdad para hacernos libres.


Terminó su intervención mencionando a San Alberto, para el que el estudio es el placer de buscar juntos la verdad; la finalidad de todo estudio está en el diálogo entre varias personas a través del cual buscar a Dios.


Tras la lectura por la Secretaria, Rosario Alberca, del acta de la sesión anterior, que fue aprobada por unanimidad, se proyecto un resumen de la intervención de Fray Jesús Díaz Sariego, en el Encuentro de la Familia Dominicana, celebrado en Julio pasado, sobre las claves teológicas de la predicación dominicana.


A continuación, y durante un espacio de tiempo que se quedó corto, los distintos representantes de las Fraternidades, presentaron sus actividades durante el pasado año, lo cual reafirmó las palabras anteriores del Padre Segovia, ya que se demostró con hechos la gran vitalidad de las distintas fraternidades de esta región bética, dando cuenta de todos los hechos y acontecimientos que se organizaron, tanto en el plano de formación y estudio como la labor social hacia los más necesitados y otros actos dirigidos al bien de la sociedad en general.


Seguidamente, y en plan muy resumido, asistimos a una Eucaristía, tuvimos un almuerzo en un plan muy distendido, finalizando la jornada con la formación de distintos grupos de trabajo y la puesta en común de las conclusiones a las que llegaron cada uno de ellos.