viernes, 12 de diciembre de 2014

Perfil del HOMBRE de ADVIENTO





Es una persona que tiene los ojos limpios,
muy despiertos, porque debe leer el misterio de la vida,
porque debe entender los signos de los tiempos,
porque debe descubrir las huellas del Amado.

Tiene también los oídos afinados, muy abiertos,
porque debe escuchar los mensajes ofrecidos,
y escuchar las voces de los pequeños,
los gritos de las víctimas, los anuncios del profeta.

Es una persona que tiene las manos abiertas,
sabe que el Reino de Dios le pertenece,
y lo espera, también para los pobres.
Manos disponibles, serviciales, generosas,
para ayudar a que no tarde la salvación.

Es una persona de corazón ardiente,
escucha la palabra y se enardece,
escucha la promesa, lee los signos y se enciende.
Contagia el optimismo, cree en la utopía y la trabaja.

Es una persona que eleva los brazos en actitud suplicante.
Necesita de la fuerza de lo alto,
consciente de la necesidad de Dios y de su Espíritu,
el que fecunda la historia y hace posible el fruto deseado.
el que hace “gemir la Creación entera como en el dolor de parto” (Rm 8, 22).

Su oración favorita es: Ven, Espíritu de Dios. Ven Espíritu amado,
Adelanta el día del Señor que todos deseamos.