miércoles, 11 de junio de 2014

RETIRO DE PENTECOSTÉS


         Durante los días 6 a 8 de este mes, un nutrido grupo de personas hicimos el retiro de Pentecostés en Scala Coeli,  animado por el P. R. Fassio, O.P.

         Preparados para lo sorprendente: así se anunciaba en la programación de la Casa.

         Fue una buena oportunidad para tomar conciencia de ese Espíritu, siempre nuevo, que ya nos habita, y esperarlo de forma individual y comunitaria, con el deseo de vivir después en nuestros ambientes lo que allí recibíamos.

         Recogemos aquí algo de lo más significativo:

- Estar abiertos al Espíritu y con realismo en el día a día, sin evasiones, para vivir lo que nos toca: aquí, ahora, así, con los que nos rodean.

-Tener siempre una actitud de discípulos, que reciben el Reino como niños, pero que lo “gestionan” como adultos.

- Vivir positivamente, con una confianza creciente, la del hijo que se fía de su Padre, y que, por eso, vive las experiencias dolorosas, que necesariamente aparecen en la vida, no como negativas, sino como una oportunidad para hacernos más dueños de nosotros mismos, y más libres para el Reino.

-Seguir a Jesucristo implica una relación personal con Él y un modo de relacionarse con los demás. Para ello contamos con su gracia, con la energía y el amor que nos viene del Espíritu, aunque requiere nuestra colaboración.

-Los apóstoles, después de Pentecostés eran otros, con una actitud nueva y sorprendente, llena de valor para anunciar a Jesucristo.

-Como cristianos hoy, todos, cada uno podemos preguntarnos:
  Ser creyente, esperante, amante ¿es un rasgo que me define?
                                                           



                                                   Paqui López