domingo, 15 de marzo de 2015

Ejercicios Espirituales para Matrimonios (y III)



13-15 Marzo 2015

Notas sobre la tercera jornada

Y como colofón, el domingo. Una mañana para buscar a Dios “en la ciudad”.


Teniendo como base los números 71 a 75 de la Encíclica “Evangelii Gaudium” del Papa Francisco, debemos estudiar los signos del tiempo que nos ha tocado vivir, para reconocer, interpretar y elegir las “mociones del buen espíritu, las luces y gracias que Dios nos envía”. Necesitamos reconocer la ciudad desde una mirada “contemplativa”, una mirada de fe que descubra al Dios que habita en los hogares, en las calles, en las plazas, ya que la presencia de Dios acompaña las búsquedas sinceras que personas y grupos realizan para encontrar apoyo y sentido a sus vidas. Esa presencia de Dios existe, lo que nos falta es descubrirla, desvelarla, ya que Dios no se oculta a aquellos que lo buscan con un corazón sincero, aunque lo hagan a tientas, de manera imprecisa y difusa.

Vivir a fondo lo humano e introducirse en el corazón de los desafíos como fermento testimonial, en cualquier ciudad, en cualquier cultura, mejora al cristiano y fecunda la ciudad.

La proclamación del Evangelio en todos los ambientes de la ciudad será una base para restaurar la dignidad de la vida humana, porque “Jesús quiere derramar en las ciudades vida en abundancia”.
                                                                                                
                                                                                                A.-J. R.H.



ORACION DE UNA PAREJA CAMINANTE

                                Señor, Padre nuestro:
                                Te bendecimos por llevar en tus manos
                                nuestras luchas y nuestro amor.

                                Ayúdanos a cumplir con paz nuestra misisón.
                                Ven a compartir nuestra vida e inquietudes.
                                Ayúdanos a cuidar a nuestros hijos,
                                y a mostrar tu amor, en nuestra familia.

                                Danos fuerzas en los desalientos.
                                Comparte también nuestras alegrías.
                                Y bendice nuestro amor. AMEN.

             
                                                                                   Scalacoeli. Marzo. 2015