sábado, 21 de febrero de 2015

Desde Scala Coeli, hacemos el camino de la Cuaresma:




Hoy de la mano de …..


Fray FRANCISCO-JOSE RODRIGUEZ FASSIO, O.P.


LOS SIMBOLOS DE LA CUARESMA

Vamos a referirnos a unos símbolos que nos van a permitir ver cuáles son las tareas, los puntos de atención que nos pueden venir bien para este tiempo personal y comunitario que es la Cuaresma:



1.- Mirar a Jesús en la Cruz.

         Para nosotros, cristianos, como hombres y mujeres de fe, nuestro prototipo es Jesucristo. Cuando nos vemos a nosotros mismos, nos podemos ver desde una perspectiva que no suele ser exacta. A veces somos demasiado complacientes y otras veces nos situamos en la miseria, porque no nos gustamos nada.      En realidad, a quien tenemos que mirar es a nuestro prototipo. Cuando nos ponemos en sus manos, en buenas manos nos ponemos.

         Jesús en la Cruz nos indica cuánto valemos. Valemos nada menos que lo que Dios ha considerado justo, conveniente, positivo y que merecía la pena entregarse así por cada uno de nosotros. Por tanto, cualquier complejo de inferioridad o trauma que tengamos o hayamos tenido, comparado con el amor que Cristo nos tiene, no puede afectar a nuestra identidad. Somos valiosos, estamos hechos a su imagen y semejanza, tenemos muchas posibilidades. Por lo tanto, es una mirada optimista.

2.- Fe y Esperanza.

         Para todo lo expuesto anteriormente, necesitamos como dos ojos, dos velas: la fe, que nos hace ver por debajo de las apariencias a Él, a su Evangelio y a nuestra vida; y la esperanza, que nos hace que no tiremos nunca la toalla por muchas crisis que podamos tener. Con la fe y con la esperanza vemos lo que valemos para Dios. Y, no solo lo que valemos para Dios, sino también lo que somos capaces de hacer si estamos hechos a su imagen y semejanza.

         Cuando seguimos su camino, su Evangelio, somos capaces de transmitir vida y de dar la vida como Él también la entregó.  Inmensas posibilidades que están a veces ocultas, a veces no ejercidas, otras veces mal utilizadas en nosotros. La capacidad de hacer de Dios para los demás, acompañándoles en la vida, dándoles la alegría, transmitiéndoles fuerza, consuelo, perdón, saber sufrir con ellos pero no quedándote en el sufrimiento, sino para buscar la soledad. Eso es hacer las veces de Dios.

3.- La ceniza.

         La ceniza representa todo lo que nos sobra. Cada uno tiene sus sombras, sus cenizas, cosas que  nos estropean. Cada uno lo sabe. Unas son muy claras –están ahí-. Llevo luchando contra ellas tanto tiempo….; otras veces son más ocultas. Unas veces por vanidad, por orgullo, por no corregirse, incluso valoramos lo negativo que tenemos. Lo peor que se puede hacer es llamar con un nombre más o menos bonito a nuestros defectos: “no tengo mal genio”, es que tengo “personalidad”; no soy “cobarde”, es que soy “prudente”; no soy “egoísta” sino discreto. Es no querer llamas las cosas por su nombre.

4.- El agua.

         Pero no nos podemos quedar ahí. Tenemos también el agua que limpia todo, que lo purifica todo, que nos recuerda nuestro bautismo.

         No solo lo que nos tiene que quitar, sino –esto es lo importante- lo  que nos tiene que hacer crecer en nosotros.

5.- El pan.

         También tenemos el Pan, que significa todo lo que necesitamos para vivir y tener derecho y necesidad de concedernos: la alegría, la fe, la Eucaristía, la compañía, el silencio, la oración, la ternura, la misericordia: todo lo que necesitamos en nuestra vida. Eso que nos da Dios en la Eucaristía y nosotros transformamos en pan tierno para los demás.

5.- El cirio pascual.

         Y, finalmente, el cirio pascual, que representa nuestra participación en la Resurrección de Cristo.


             La Cuaresma nos parece, a veces, algo triste, tétrico. ¡¡¡ Y no !!!!!   La Cuaresma es la gran ocasión para no resignarse a lo malo, la gran ocasión para atreverse a soñar en mejorar, la gran oportunidad para mejorar y para dar de sí todo lo que tenemos que dar de sí.

       Pero a todos los signos que hemos visto, debemos darle un contenido personal y comunitario: para mí la ceniza es …, para mí el agua es …; cómo me alimento? de qué me alimento?; hasta qué punto me motiva mi prototipo, que es Jesucristo?; hasta qué punto utilizo la fe y la esperanza para saber mirar su amor?; y… hasta qué punto voy resucitando para mí y para los demás?.