martes, 19 de agosto de 2014

DOMINGO DE GUZMAN: La fundación de Prulla


En esta fundación colaboró santo Domingo, pero la parte principal en sus comienzos la puso el Obispo Diego, tras la disputa de Montreal.

En Prulla existía un santuario mariano, cuya fiesta principal se celebraba el día 15 de Agosto, dispusiendose una casa de acogida para recibir a algunas mujeres nobles que eran entregadas por sus progenitores a los herejes para su educación y sustento.


El Obispo Diego instituyó allí un monasterio, aunque delegó un papel importante en Domingo, ya que el Obispo  hubo de retornar a Osma, tanto para conseguir dinero para la construcción del  monasterio como para seguir los asuntos propios de dicha Diócesis. Pero el Obispo Diego falleció apenas entró en su diócesis, en diciembre de 1207.

Domingo recogió la herencia de la empresa apostólica dejada por Diego de Acebes y continuó al cuidado de la comunidad religiosa de Prulla. Puede afirmarse, debido a su conocimiento  por parte de Domingo de su estancia en Osma, que el grupo adoptó la regla de san Agustín, orientada la a formación de personas maduras en la fe.

Se supone que en las inmediaciones del santuario se fijaría una residencia para clérigos y un espacio para la acogida de peregrinos. Fue donde encontró cobijo el primer grupo de predicadores.

Pronto llegaron las donaciones, necesarias tanto desde el punto de sustento material como de ampliación del  espacio espiritual.

Hacia el mes de mayo de 1215 el obispo Fulco de Tolosa instituyó a Domingo y a sus compañeros predicadores por la diócesis, y aseguraba que se había propuesto ir de una parte a otra de pie, en pobreza, predicando la palabra de la verdad evangélica. Tenían como objetivo extirpar la herejía, desterrar los vicios, enseñar el credo o síntesis de la fe, e imbuir a los hombres en las sanas costumbres.

________________________

PRECES por las Vocaciones Dominicanas:

Suscita, Señor, nuevas vocaciones a la vida contemplativa dominicana,

       Para que, como Rosa de Lima, sean testigos de tu amor, a través de la contemplación y el servicio a los demás.