jueves, 14 de agosto de 2014

Palabras del papa Honorio III sobre santo Domingo


Gracias a la gran familiaridad que tuvo santo Domingo con Nos, teníamos ya pruebas de su santidad, habiendo podido admirar personalmente su vida… Hecho un solo espíritu con Dios, se esforzó por abismarse en Él por la contemplación, sin descuidar la caridad para con el prójimo. A medida que crecía en edad, crecía también en gracia y experimentaba una indescriptible felicidad en la entrega a la salvación de las almas. Se dio por completo a la predicación de la Palabra de Dios y así engendró a muchos en Cristo por el Evangelio”
(Bula de canonización, 3 julio 1234).

_____________________________

PRECES por las Vocaciones Dominicanas:

Tú que llamas hoy a tantos jóvenes a participar del carisma de la predicación a través del Movimiento Juvenil Dominicano,

   Úngeles con el ardor apostólico de Domingo de Guzmán, la pasión por la verdad de Tomás de Aquino y la hondura contemplativa de Catalina de Siena.