jueves, 22 de mayo de 2014

JORNADA ESPIRITUAL EN PASCUA: “María y el don del Espíritu Santo” (III)



La Vida espiritual como manifestación de un compromiso fiel
a las nuevas relaciones


Las relaciones pueden ser infinitas. La Vida espiritual nos da cuerda para que las relaciones se vayan ampliando.

La vida espiritual de María nos abre a un campo de actuación y de trabajo que va desde las nuevas relaciones, más abiertas, más humanas y más profundas, y el diálogo con Dios, desde la realidad y el compromiso.

Ejemplos de esto en la Biblia por parte de María son:

Lucas 8,19-21: “Mi Madre y mis hermanos escuchan la Palabra de Dios y la cumplen”.

Un trabajo de la Vida espiritual será siempre revisar y actualizar el mundo de nuestras relaciones humanas, para hacerlas también relaciones espirituales, desde la relación con el Señor. María facilitará siempre esta apertura entre los discípulos de Jesús.

Juan 3,3-58: “¡No tienen vino! ¡Haced lo que El os diga!”

Merece la pena que nos paremos hoy en estas dos frases de María y la actitud espiritual que conllevan. Todo un modelo de Espiritualidad de la apertura a la realidad, a las necesidades de los otros, y al poder de Dios, porque para Él nada hay imposible, logrando un diálogo espiritual a tres bandas: con la realidad, con los otros y con Dios.