sábado, 24 de mayo de 2014

Hoy los dominicos y la Iglesia entera celebramos

Traslación de Nuestro Padre Santo Domingo

Hoy la Orden celebra la primera traslación del cuerpo de Santo Domingo, por decisión de su amigo el papa Gregorio IX y ante la Asamblea del capítulo general de Bolonia, el día 24 de Mayo de 1233,  desde su primera sepultura “bajo los pies de los frailes” a un arca de mármol dentro de la misma Iglesia de San Nicolás. En su  traslación el cuerpo santo de Santo Domingo emanó un aroma maravilloso, mostrando luminosamente a todos cómo el Maestro Domingo fuera buen olor de Cristo (Bto. Jordán).


ORACIONES:

*  Oh Dios, que has iluminado a tu Iglesia con los méritos y enseñanzas de santo Domingo, tu confesor y Padre nuestro; concédenos, por su intercesión, que no nos falte tu ayuda en esta vida y crezcamos siempre hacia los bienes celestiales. Por nuestro Señor Jesucristo.

* Señor, Padre Santo, Tú quisiste renovar la vida de los Apóstoles mediante nuestro Padre santo Domingo, para dar a tu santa Iglesia esplendor y seguridad.
Él, viviendo como Cristo en pobreza, devolvió mediante su predicación la luz del Evangelio a los que se había alejado de ella, ganando de este modo para Cristo a numerosos hermanos.
Él quiso con acierto reunir consigo a otros predicadores que, iluminados por la sabiduría celeste, se dedicasen totalmente a la obra de evangelización.
Por eso, Señor, todos los ángeles y santos te alaban y cantan sin cesar.


*Domingo clamemos y en honor suyo entonemos un mirífico cantar.
Oh pueblo, sigue su huella y oriente sea su estrella de tu incierto caminar.
¡Buen pastor, Maestro y Guía de la grey que en ti confía:
con solícito clamor en la corte del Rey santo,
haz que suba nuestro canto hasta el trono del Señor!


LECTURA DEL PROFETA ISAÍAS (52,7-10)

¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae la buena nueva, que pregona la victoria, que dice a Sión: “Tu Dios es Rey”.

Escucha: tus vigías gritan, cantan a coro, porque ven cara a cara al Señor, que vuelve a Sión.

Romped a cantar a coro, ruinas de Jerusalén, que el señor consuela a su pueblo, rescata a Jerusalen: el Señor desnuda su santo brazo a la vista de todas las naciones, y verán los confines de la tierra  la victoria de nuestro Dios.


LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (28,16-20)

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado.
Al verlo, esos se postraron, pero algunos vacilaban.

Acercándose a ellos, Jesús les dijo:

Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado.


Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.