viernes, 28 de marzo de 2014

Símbolos de la Cuaresma (I)


La Cuaresma es como un extenso sacramento en el que la Iglesia hace pasar ante sí misma todo el misterio de la vida humana. Mediante esta estructura pedagógica, el creyente va contemplando los grandes símbolos de la existencia y los contrasta con el mensaje de la Palabra de Dios. Es un tiempo oportuno, favorable, en el que la Iglesia hace un alto en el camino para revisar, reflexionar, corregir, enderezar.


El mensaje que evoca la Cuaresma lo podemos resumir así: la vida humana es un proceso de maduración hacia la consecución de la Promesa, gracia que se nos concederá con la venida del Reino de Dios en la fiesta definitiva.

El símbolo fundamental de la Cuaresma es la “cuarentena”. En la Biblia el número cuatro seguido de ceros indica la condición terrestre del hombre pecador, penitente, acechado por mil trabajos. El diluvio duró cuarenta días; cuatrocientos fueron los años que estuvieron los hijos de Jacob en Egipto; Moisés y Elías llegaron al encuentro con Dios después de una purificación de cuarenta días y cuarenta noches en la montaña; el pueblo liberado de la esclavitud alcanzó la promesa tras un largo éxodo por el desierto que duró cuarenta años. Jesús mismo sufrió una apretada cuaresma. Así es la vida, una cuaresma.



(Del Misal Dominicano)