martes, 3 de julio de 2012

Quédate...







Quién si no tú,
que calmaste hasta los mares
podrá calmar de mi alma la tempestad…

Quién si no tú,
que llenaste soledades
podrá dar a mi esperanza
un nuevo hogar…

Quién si no tú,
que después de tantos años,
que a pesar de mis rechazos,
sigues dándome tu luz…

Quién si no tú,
que a pesar de mis pecados
no te cruzaste de brazos;
y en tu abrazo descubrí
que me amaste desde siempre
y para siempre…

Quédate Señor y habita de nuevo en mi alma
que sola quedó tras mi marcha,
herida por falta de amor…
quédate Señor,
inúndame con tu palabra,
seréname, ven, tráeme calma,
que quiero entregarme a tu Amor…
quédate Señor…

Quién si no tú,
que saciaste a multitudes
podrá alimentar mi alma
que hambrienta está…

Quién si no tú,
que curaste uno y mil mares
podrá sanar mis heridas,
quién si no tú…

Quién si no tú,
que a pesar de estar tan lejos
caminaste hasta mi encuentro
para hacerme descubrir
que solo tú eras lo que yo anhelaba,
y de nuevo intensamente en tu abrazo descubrí
que me amaste desde siempre
y para siempre…

Quédate Señor y habita de nuevo en mi alma
que sola quedó tras mi marcha,
herida por falta de amor…
quédate Señor,
inúndame con tu palabra
seréname, ven, tráeme calma
que quiero entregarme a tu Amor,
quédate Señor…