viernes, 22 de junio de 2012

Morada de Dios



Tenemos que alegrarnos altamente
de que Dios habite en nuestra alma,
y aún debemos alegrarnos mucho más
de que nuestra alma habite en Dios.
Nuestra alma es creada
para ser la morada de Dios.
(Juliana de Norwich)