viernes, 22 de junio de 2012

Crónica del Retiro de Pentecostés


"PARA HACER PIE: 
LAS ACTITUDES PROVOCADAS POR EL ESPÍRITU"
RETIRO DE PENTECOSTÉS



El fin de semana del 18 al 20 del pasado mes de mayo, tuvo lugar en el Convento de Santo Domingo de Scala Coeli el retiro de Pentecostés, dirigido por el Padre Francisco J. Rodríguez Fassio O.P. Como suele ser habitual, fueron unos días intensos entre charlas, tiempos de reflexión personal, oración, sin faltar también animada convivencia fraternal entre los que asistimos. Todo ello nos aportó un crecimiento espiritual y personal, como así lo expresamos. La predisposición a abrirnos, a dejarnos empapar por el Espíritu estaba presente, arropados por un tiempo no precisamente primaveral. La lluvia tan necesaria y tan deseada, nos dio tregua en este caluroso mayo cordobés, como queriéndonos acompañar devolviéndonos olores y paisajes únicos de nuestra sierra.


Fue un encuentro muy concurrido, allí nos reunimos personas procedentes de diversos lugares de Andalucía: Sevilla, Granada, y de Córdoba, e incluso hubo quien vino desde Madrid. Destacar la presencia de jóvenes, todos procedentes de una misma familia, cuyo entusiasmo y participación fueron un estímulo para todos.

Gracias a la ayuda de Paco nos fuimos preparando en ese camino hacia Pentecostés para acoger al Espíritu Santo en nuestra vida, en nuestro día a día, descubriendo que su acción se hace presente en nuestra “manera de estar” y de “darnos cuenta”, siendo necesario pasar del descansar al DESCANSER y del conseguir al SEGUIR CON. Destaco aquí una actividad  especial que nos propuso la tarde del viernes en el jardín, mediante algunos ejercicios se trataba de conectar con nosotros mismos, tomando conciencia de nuestros sentidos frente a la naturaleza. Percibiendo, sintiendo, etc. todo lo que hay a nuestro alrededor conectamos y fluimos, permitimos que nuestra energía no se bloquee.

Pero también nos enseño que la GRATITUD es una habilidad básica de toda persona y, más aún, de todo cristiano. Es la memoria del corazón. Nos invitó a reflexionar sobre nuestro nivel de gratitud cuando casi todo lo que tenemos es recibido y el resto, la gestión de ello. Nos interpeló a ir por la vida positivamente, agradecidos y sostenidos, como la vela que flota sobre el agua (por cierto, cómo agradecemos el la  creatividad de Paco que, a través de estos símbolos, nos describe las ideas de manera sencilla y tan útil). Las relaciones con los demás son la prueba de nuestra gratuidad, de nuestra madurez afectiva, signo de que somos conscientes de lo que valen los demás. Cuando somos agradecidos nos nutrimos por dentro, sentimos la experiencia de vivir. Por eso es tan importante combatir el pecado contrario que es la ingratitud, sobre todo cuando es permanente e impide conocer la realidad que nos sostiene.

La tarde del sábado se centró en descubrir cuál es el fuego que al igual que el carbón a través de un “trío”: AMAR, CUIDAR,  ACARICIAR.

El amor es el alimento básico de la vida. Aquellas personas que nos aman nos ayudan a crecer porque nos retan a desarrollar mis posibilidades, como el amor de Dios. Paco en su papel de científico nos mostró las tres fórmulas sacadas en su laboratorio para descubrir el amor auténtico: el C2R2 (Conocimiento, Cuidado, Responsabilidad, Respeto), CAP (Compromiso, Afecto y Promoción) y AHV (Amor, Humor, Valor). No son otra cosa que estrategias para amar y aumentar el amor hacia los otros y hacia Dios. Cuidar a los demás y dejarnos cuidar debe ser una aptitud vital para cualquier persona. Suele ir asociado a la salud. Es un ejercicio de responsabilidad por el otro. ¡Cuánta falta hace en la sociedad una cultura del cuidado!. Lo importante es que el cuidado no es un gesto puntual sino permanente y se expresa a través de las caricias. Acariciar: qué importancia tiene el lenguaje corporal en nuestra cultura y qué poco se ha valorado. La caricia como reconocimiento físico del cuidado del otro. Cada relación tiene su contacto, habrá que descubrirlo. Debemos ser auténticos y suprimir el miedo a la expresión, al abrazo (mostraba pasajes del Evangelio que mostraban a Jesús muy expresivo en sus gestos).

Por último el domingo nos adentramos en analizar desde el Espíritu Santo la situación de “Crisis” que estamos viviendo. Como símbolo, el puzzle sin completar representa la vida con esas piezas sueltas que no sabemos como encajar, pero es necesaria nuestra integración, y la alcayata como herramienta que necesitamos para encontrar soluciones que no se encuentran con un único martillazo.

La crisis no sólo es económica y social, sino también cultural y de mentalidad, se trata de una crisis más global en la que ha caído un modelo de mentalidad racional.

Y los cristianos tenemos mucho que decir y que hacer, tenemos que aceptar la realidad y entender que es un signo de vida. Ser conscientes de la diferencia entre necesidad, deseo y capricho. El evangelio en la “lucha por la justicia” nos invita más que nunca a ENREDARNOS, solos no podemos hacer nada, nos REPLICA para IMLICARNOS Y COMPLICARNOS asumiendo nuestra parte, ¿cuál? cada uno tendrá que descubrir la suya…
Francisca Morales Sillero